Responsabilidad

La responsabilidad está relacionada con el cumplimiento de las obligaciones, la toma de decisiones y la aceptación de sus consecuencias. Es un valor fundamental para los niños y niñas porque les ayudará a ser más autónomos, a alcanzar sus metas y a ganarse la confianza de otras personas.

 

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a ser más responsables?

Al igual que un regate la responsabilidad se puede entrenar utilizando para ello distintas estrategias:

  • Concretar metas por escrito que exijan un esfuerzo pero que sean alcanzables, utilizando un vocabulario entendible. Después, pensar conjuntamente qué necesitan hacer para poder conseguirlo.
  • Establecer normas sencillas en casa. Cumplirlas, así como asumir sus consecuencias cuando no lo haga, contribuirá a su aprendizaje. En algunos casos estas normas y sus consecuencias pueden fijarse previamente de forma conjunta con los niños.
  • Servir de ejemplo. Los niños en crecimiento tienden a imitar la conducta de sus padres, por lo que es importante no enviar un mensaje contradictorio.
  • Tener presente sus opiniones y dejarles escoger qué quieren hacer en algunas situaciones, asumiendo la responsabilidad de la decisión tomada. 
  • Fijar rutinas. Así el niño podrá saber qué tiene que hacer en cada momento y le será más fácil cumplir con sus obligaciones.
  • Recompensas. Aunque no se debe abusar de ellas porque pueden acabar por esforzarse solo cuando hay una recompensa material, de vez en cuando son positivas ya que refuerzan los aprendizajes y aumentan la motivación.
  • Reconocer los errores y asumir las consecuencias. Es uno de los aspectos claves de la responsabilidad. Buscar excusas o culpables no ayudará en su aprendizaje. 

 

¿Cómo puedo ser más responsable en el fútbol?

  • Entendiendo la importancia de formar parte de un equipo. Si no cumplo, todos mis compañeros o compañeras se verán perjudicados.
  • Preparando yo mismo la mochila para los partidos. Con supervisión y rutina podré hacerlo.
  • Llegando con puntualidad a los entrenamientos y faltando lo menos posible.
  • Cumpliendo con las funciones que me asigne mi entrenador. 
  • Siguiendo y respetando las normas del equipo y del juego.

Ejemplo de rutina: preparar la mochila para jugar el partido. 

Aunque parezca poco importante, responsabilizarse de meter en la mochila todas las cosas que tiene que llevar a un partido es una buena manera de aprender. Como al principio puede ser un poco complicado es recomendable seguir siempre el mismo orden. Tener delante una imagen como esta, colocada cerca del lugar donde haga su mochila, le puede servir de guía 

Actividad de equipo: agenda de responsabilidades. En una tabla aparecen una serie de tareas que un niño puede hacer. En el entrenamiento marcarán aquellas que hacen en la casilla correspondiente. Después esta parte se doblará y pegará para que no puedan verla. Durante una semana tendrán que apuntar qué cosas han hecho y cuáles no. Al final de la semana podrán desplegar toda la agenda para así comprobar si realmente cumplen con las tareas o no, y marcar aquellas que se comprometen a empezar a hacer.

Carnet Supervalores Actividad familiar: Busca los 4 códigos escondidos por la instalación. Cada uno te dará un consejo para intentar ser cada día más responsable. Apúntalos en un papel y cuando los tengas todos llévalos a la oficina junto con tu carnet para recibir el sello de la Responsabilidad.  

El objetivo de esta actividad es fomentar el valor de la responsabilidad de forma amena y entretenida, y conjuntamente con las personas que para ellos son más importantes. Para que la actividad sea eficaz no solo hay que buscar los códigos, sino dedicar un tiempo a leer cada consejo e intentar aplicarlo. 

Esta actividad es voluntaria, pero sin realizarla no se podrán conseguir los sellos de valores.